Perú,
Lunes, 04 de Julio de 2022

Peru DeGanadores

Texto
  • Aumentar tamano de letra
  • Tamano de letra original
  • Disminuir tamano de letra

Propuesta de Plan de Gobierno Perú 2011 - 2016 de Ricardo Noriega de Despertar Nacional

E-mail Imprimir

Propuesta de Plan de Gobierno Perú 2011 - 2016 de Ricardo Noriega de Despertar NacionalDespertar Nacional surge de la necesidad imperiosa de transformar el Perú sin exclusión de los trabajadores, los pobres, los campesinos, las naciones quechua y aymara y las diversas etnias originarias. Nuestro proyecto es integrador y solidario, postula a la unidad más amplia posible del pueblo y sus instituciones representativas. Tiene la misión de lograr la convergencia democrática por el cambio del sistema político y de gobierno existente, eliminando de raíz el modelo neoliberal cuya aplicación en nuestro país, en los últimos veinte años, ha dado como resultado una bancarrota social exhibida en la pobreza extrema y la miseria de vastos sectores sociales; además de la desnacionalización del país y el recorte de su soberanía...

 

Ricardo Noriega 
DESPERTAR NACIONAL 
PLAN DE GOBIERNO 2011 – 2016

 

PLAN DE GOBIERNO DEL PARTIDO DESPERTAR NACIONAL


I EL PAÍS QUE HEREDAMOS

II VISIÓN:

A. DESPERTAR NACIONAL Y EL PROYECTO NACIONAL

III ALGUNOS PRINCIPIOS  DE NUESTRO GOBIERNO

IV TAREAS INMEDIATAS DE NUESTRO GOBIERNO

A. POR UN NUEVO PACTO SOCIAL
B. POR LA LEGITIMACIÓN Y DIGNIFICACIÓN DEL ESTADO: LUCHA FRONTAL CONTRA LA CORRUPCIÓN
C. EN DEFENSA DE LA SOBERANÍA Y DIGNIDAD NACIONAL
D. EN DEFENSA AL DERECHO A LA VIDA Y EL TRABAJO
E. POR UNA REVOLUCIÓN EDUCATIVA
F. UNIDAD PARA LA ACCION Y EL DESARROLLO
G. IMPULSAR LA INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA

V METAS PERENTORIAS 

 

I EL PAÍS QUE HEREDAMOS

Nuestra patria históricamente se ha caracterizado por sus profundas desigualdades y exclusiones, pensadores como Manuel González Prada desnudaron la verdad de un país que vive de espaldas de quienes lo conforman mayoritariamente. Denunció, el maestro, la instauración de un Estado republicano clasista, aristocrático y criollo desde 1821, donde los trabajadores, los campesinos y la masa indígena Quechua y Aymará de los Andes y la nativa de la selva, estuvieron marginados y excluidos. Así el reparto del poder político, con elecciones o sin ellas, fue entre los mismos grupos de poder económico. Viendo en ello una de las causas de la derrota de la guerra con Chile, iniciada en 1879, pues las clases dirigentes no solo eran incapaces de defender la patria sino de aglutinar a la población en defensa de ella, la división existente entre peruanos y la ausencia de una identidad nacional.

El siglo pasado este Estado inicial devino en oligárquico y plutocrático, ahondando las diferencias entre compatriotas. La exclusión, la discriminación, el centralismo, la injusticia, la corrupción, la desnacionalización y la falta de escrúpulos, han sido las características predominantes y perdurables de una casta política mutante que dura hasta nuestros días. En consecuencia, la participación popular auténtica y visible, durante largos periodos de la historia, se dio a través de manifestaciones políticas no electorales, tales como movilizaciones campesinas, invasión de tierras, huelgas obreras y los paros nacionales; y hasta, inclusive, la insurgencia guerrillera como la de Luis de la Puente Uceda en 1965; Este estado excluyente plutocrático, parasitario, antinacional servil al interés del gran capital, incubara en su seno la violencia dirigida contra los menos favorecidos y al inestabilidad política que caracteriza a nuestro país. Ni la enorme riqueza de recursos naturales que poseemos servirá bajo la conducción de estos sectores para lograr siquiera integrar a la mayoría de peruanos, los llamados Boon económicos productos de esas enormes riquezas solo servirán para enriquecer mas a los que más tienen y al gran capital en su conjunto.

Nuestra patria pues históricamente ha estado en manos de quienes menos se interesan por ella, de quienes menos se identifican con ella, el común de los peruanos ni siquiera hemos gozado del concepto de ciudadanía y muchos menos del de democracia

El gobierno de la Fuerza Armada del general Juan Velasco Alvarado 1968-1975, será uan de las raras exepciones de nuestra historia, marcadas por un proceso de profundas reformas como la Reforma  agraria con la liquidación de los latifundios y el gamonalismo; y la nacionalización de los grandes emporios mineros y petroleros, dieron al Estado una nueva fisonomía de nación soberana e independiente. 

Con Velasco el Estado oligárquico y plutocrático sufrió un serio revés, y se intento no solo modernizar el estado sino sentar las bases de un desarrollo autónomo nacional, sin embargo, sus limitaciones, el no poseer una organización política y el hecho de que el proyecto fue impuesto, termino por debilitar y dejar trunco las posibilidades que abrió el Velasquismo hacia un desarrollo autónomo. 

Todas las reformas serán desmanteladas por la mal llamada segunda fase del Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas y. este periodo de retorno se distinguió por la represión estatal y un prolongado Estado de sitio y toque de queda. No obstante, en medio del Estado de emergencia y la deportación de dirigentes políticos de izquierda, en julio de 1977 la contundencia de un paro nacional obligó a la dictadura a la convocatoria de la Asamblea Constituyente 1978-1979. La Constitución de 1979 abrió las puertas de regreso a los partidos tradicionales, apoyados por Morales, frente a las fuerzas progresistas y de izquierda.

El retorno a la democracia sin embargo no significo la incorporación de la población a la vida política, si no muy por el contrario significo la completa desnaturalización de la misma, la democracia se volvió entonces en sinónimo de corrupción, clientelismo, de escandalosa prebenda. De crisis generalizada y de mayor exclusión para bastos sectores de peruanos, el fenómeno de violencia política se inscribe en estos escenarios, que propiciaran la aparición de fenómenos políticos mesiánicos excluyentes y que hacen abuso de la violencia en el nombre legítimo de la revolución.

En este período las contradicciones sociales en el Perú se agudizan y la organización Sendero Luminoso cree propicias las condiciones para iniciar la “lucha armada del campo a la ciudad” versión maoísta automática, esquemática y trasplantada. Poco después, el primer gobierno aprista de Alan García 1985-1990 produce una catástrofe nacional, económica, social y política, además de incontables violaciones a los derechos humanos y genocidio. A mitad de este gobierno aprista, perdidas las esperanzas en la democracia representativa del Estado oligárquico y plutocrático, se inicia la insurgencia armada del MRTA, cuyos orígenes se circunscriben a la gesta de Luis de la Puente Uceda, la épica homérica del comandante Ernesto “Che” Guevara en Bolivia y la propia guerra de guerrillas de la Sierra Maestra en Cuba.

El desastre nacional ocasionado por Alan García favorece la elección de Alberto Fujimori, un desconocido dirigente de origen japonés. La era de los independientes sin partido cobró así la factura a los políticos avezados, corruptos e inmorales. El recién elegido Fujimori, un salto al vacío, resultó peor de lo esperado, pues en menos de dos años en el gobierno instauró una autocracia cívico-militar 1990-2000 que se entregó por entero al neoliberalismo, la privatización, los contratos leoninos de estabilidad jurídica, la exoneración de impuestos y las prebendas de regímenes especiales, etc. Una orgía de corrupción e inmoralidad como bien señala en los wikileads la embajada Estadounidense en Lima. Para lograr la paz que los inversionistas necesitaban se utilizo el tema del terrorismo y las barbaridades que el senderismo realizaba para desmantelar la organización popular. En esta etapa la represión al movimiento popular, campesino, obrero, estudiantil y de las clases medias fue feroz a través de leyes de reprimenda y castigo. Se eliminaron los derechos a la estabilidad laboral, a las huelgas, a los reclamos, a las libertades ciudadanas, etc. para lo cual el dictador se valió de la violación constante de los derechos humanos y democráticos bajo la maniqueísta utilización de la “lucha contra el terrorismo.”

Sin embargo en esta etapa la economía mundial sufre un proceso de expansión acelerada después de una larga recesión de más de 20 años, y la demanda por nuestras riquezas naturales generaran que el proyecto neoliberal capte flujos importantes de capital para su explotación y un espectacular crecimiento económico que caracterizara a toda esta nueva etapa.

El crecimiento espectacular de China, La India y el Brasil cambiaran las tradicionales tendencias de caída en los precios de las materias primas sosteniendo un crecimiento económico que ya lleva más de 15 años. Lamentablemente este espectacular crecimiento tiene muy pocos beneficiarios y está acompañada de un enorme desastre ecológico y de la agresión sistemática a las comunidades nativas posesionarias  y dueñas legitimas de esas tierras.

La caída de la dictadura, no significara la caída del modelo económico y de los usos y formas de hacer política,  muy por el contrario significara la profundización del mismo y el envilecimiento de la democracia, el establecimiento descarado de la corrupción que busca naturalizarse.

El Perú se ha convertido en una sociedad atrasada e intolerante  como se observa en las campañas mediáticas que desde el gobierno de Fujimori, son la línea de muchos medios de comunicación y que el  gobierno aprista ha mantenido, no sólo con relación a lo que sucede en el país sino  frente a los procesos  de Venezuela, Bolivia y Ecuador.

Los juicios abiertos a dirigentes sociales, en el Perú  siguen su curso mientras el gobierno acaba de aprobar decretos ley que  consagran la impunidad  para los agentes estatales, miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía, violadores de los derechos humanos y responsables de masacres y crímenes de lesa humanidad. Buscan que se libere a los miembros del Grupo Colina, a militares que ya están a punto de ser sentenciados, y apuntan a liberar al propio Fujimori, aduciendo que en la época en que se dieron sus crímenes el Perú no había suscrito  La Corte Penal Internacional y por lo tanto  no pueden haber condenas por crímenes de lesa humanidad. Esto aplica directamente también al caso de la masacre de los penales que incluye a Alan García y al vicepresidente Almirante  Luis Giampietri.

Podemos afirmar entonces que  el Perú sigue presentando la histórica crisis estructural. La cual se manifiesta en una sociedad de desigualdades y exclusiones profundas .Donde el modelo económico basado en el llamado consenso de Washington ha mostrado su incapacidad para resolver los problemas del país, muy por el contrario ha agudizado los problemas de empleo y pobreza, ampliando la brecha de desigualdad a pesar de la enorme riqueza extraída en el país.

Los grupos económicos, sociales y políticos dominantes en la sociedad peruana han continuado su política de enriquecimiento, sobre la base del control del estado y los sucesivos gobiernos, elaborando una carta política a la medida de sus intereses, la cual le garantiza el aprovechamiento de nuestros recursos naturales, elimina los derechos de los trabajadores, garantiza su impunidad e impide al pueblo participar directamente en el tratamiento de los problemas de interés nacional   
 

II VISIÓN:

A.- DESPERTAR NACIONAL Y EL PROYECTO NACIONAL

Despertar Nacional surge de la necesidad imperiosa de transformar el Perú sin exclusión de los trabajadores, los pobres, los campesinos, las naciones quechua y aymara y las diversas etnias originarias. Nuestro proyecto es integrador y solidario, postula a la unidad más amplia posible del pueblo y sus instituciones representativas. Tiene la misión de lograr la convergencia democrática por el cambio del sistema político y de gobierno existente, eliminando de raíz el modelo neoliberal cuya aplicación en nuestro país, en los últimos veinte años, ha dado como resultado una bancarrota social exhibida en la pobreza extrema y la miseria de vastos sectores sociales; además de la desnacionalización del país y el recorte de su soberanía. 
 
Despertar Nacional asume el grito libertario de la emancipación política, social y económica desde José Gabriel Condorcanqui, Tupac Amaru II y de todos los héroes y mártires de la nación peruana que lucharon por la liberación nacional y social.

Asume de esta manera la trayectoria de las luchas del pueblo peruano en defensa de su dignidad, su independencia y su voluntad política en la búsqueda innovadora de construir la justicia social en el país. Asume, pues, la propuesta fundamental de cambiar el país reconstruyendo el Estado peruano y sus instituciones con la finalidad que nos personifique, nos represente, nos proteja y nos dé bienestar. Asume la igualdad de todos los compatriotas sin distinción de razas, credos, idiomas, costumbres, tradiciones, culturas, haciendo de los peruanos ciudadanos libres y equivalentes. Asume la colectividad de ciudadanos libres e iguales, creadora de las fuerzas transformadoras de la nación peruana mediante la recuperación de la dignidad nacional, la soberanía y el orgullo patrio de nuestro milenario legado histórico.
 
Despertar Nacional ratifica e impulsa los valores fundamentales de las personas y sus derechos democráticos adscritos y definidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y aspira a la justicia social como meta inconfundible de la construcción de un Estado equitativo y equilibrado, donde nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos hereden las mejores oportunidades de vida y bienestar. En consecuencia, aspira a un Estado democrático, descentralizado y participativo, donde la corrupción y la inmoralidad no pueden tener cabida.
 
Despertar Nacional demanda la participación permanente del pueblo peruano y sus instituciones en la tarea del cambio contra el sistema político actual de la manipulación y la falsa democracia representativa de una sola clase, la de los propietarios y la casta política de los partidos tradicionales. Exige convertir la esperanza pasiva de los pueblos en esperanza activa y dinámica, en motor del cambio político, económico y social, hasta alcanzar el objetivo fundamental de constituir un país libre y soberano, democrático y desarrollado, donde la ciudadanía goce de bienestar e igualdad de derechos. Un país de clara ideología humanista, social y solidaria, de hermandad latinoamericana. Un país dueño de su destino a fin de asegurar la dignidad y prosperidad de las familias, de los jóvenes, los niños y los ancianos. 

 A continuación el Plan de Gobierno completo:

 

Fuente: INFOgob.com.pe y DespertarNacional.com


Comentarios (0)Publica tu comentario

Dejanos tu comentario

busy
Actualizado ( Miércoles, 23 de Marzo de 2011 13:09 )  

  

Síguenos en: Síguenos en FACEBOOK Síguenos en TWITTER