Perú,
Lunes, 04 de Julio de 2022

Peru DeGanadores

Texto
  • Aumentar tamano de letra
  • Tamano de letra original
  • Disminuir tamano de letra

Propuesta de Plan de Gobierno Perú 2011 - 2016 de Rafael Belaunde de Adelante

E-mail Imprimir

Propuesta de Plan de Gobierno Perú 2011 - 2016 de Rafael Belaunde de AdelanteConcientes de que la persona humana  tiene derechos inalienables, superiores y anteriores al Estado, como son el derecho a la vida, a la  libertad y a la búsqueda de la felicidad; convencidos de que para que esos derechos sean una realidad, es deber de la sociedad políticamente organizada respetar los derechos humanos y los procedimientos democráticos y persuadidos de que el derecho a la búsqueda de la felicidad es una utopía, en tanto no se erradique la miseria...

EL ESTADO AL SERVICIO DE LA GENTE

Rafael Belaunde 
ADELANTE 
PLAN DE GOBIERNO 2011 – 2016

 

EL ESTADO AL SERVICIO DE LA GENTE


LINEAMIENTOS PROGRAMÁTICOS DEL
PARTIDO POLÍTICO ADELANTE

 
ÍNDICE

Declaración de principios
Introducción
1. La reforma política
2. Descentralización
3. Reforma del Estado
4. Infraestructura social
5. Lucha contra la pobreza
6. Economía peruana: diagnóstico y propuestas
7. Reforma del sistema educativo
8. Narcotráfico y la economía de la coca
9. Innovación y reducción del minifundio en el agro
10. Política ambiental
11. Defensa
12. Reforma en la seguridad y la administración de justicia

 
DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS.

Concientes de que la persona humana  tiene derechos inalienables, superiores y anteriores al Estado, como son el derecho a la vida, a la  libertad y a la búsqueda de la felicidad; convencidos de que para que esos derechos sean una realidad, es deber de la sociedad políticamente organizada respetar los derechos humanos y los procedimientos democráticos y persuadidos de que el derecho a la búsqueda de la felicidad es una utopía, en tanto no se erradique la miseria; exponemos los principios que regirán nuestra acción política:

1. Defensa de la igualdad de derechos y rechazo a los privilegios y a la discriminación.

2. Fomento del rol del Estado en la provisión de las condiciones que generen empleo productivo, privilegiando su papel en la lucha contra la pobreza.

3. El Estado interviene en la economía para: corregir fallas de mercado, en los casos de bienes públicos, la existencia de externalidades positivas o negativas y en la subsanación de problemas de competencia.

4. Mejora del sistema democrático, para lograr que la soberanía descanse efectivamente en el pueblo y fomento de la autonomía y el equilibrio entre los poderes del Estado.

5. Rechazo a la violencia y promoción del diálogo y los mecanismos de prevención para la resolución pacífica de conflictos.

6. Impulso de la integración física del Perú mediante el desarrollo de sus redes viales, energéticas e informáticas; y la integración cultural mediante la educación, la difusión de los valores cristianos y la revaloración del legado ancestral.

7. Defensa de los principios del Estado de Derecho y combate a la corrupción y a toda forma de atentado contra el imperio de la ley.

8. Rechazo a las barreras que entorpecen la iniciativa privada, frenan la creatividad y restringen la libre competencia, y promoción de la formalización  y de los derechos de propiedad.

9. Cautela de los derechos de las futuras generaciones al momento de endeudar al Estado para  financiar  sus gastos.

 
INTRODUCCIÓN

El Perú se caracteriza por su multiplicidad cultural y por su complejidad geográfica, situación que ha sido generalmente soslayada por muchas organizaciones políticas al formular sus propuestas o utilizada por otras para propiciar procesos disociadores. Desde el surgimiento a la vida republicana, los anhelos de integración nacional y de bienestar general no se han alcanzado, debido a la incapacidad del Estado y la sociedad para contrarrestar los obstáculos derivados de no reconocer nuestra diversidad como un activo nacional, considerándola por el contrario como un aspecto negativo, así como de la falta de visión para aprovechar el enorme potencial que su complementación encierra.

Históricamente, salvo en contados períodos, se desdeñaron los valores y enseñanzas del antiguo Perú, a pesar de que la construcción de una sólida nacionalidad requiere necesariamente su valoración y aprovechamiento.

La lucha contra la pobreza es uno de los pilares de nuestras bases programáticas porque constatamos que en el Perú la mitad de la población vive en situación de pobreza y, lo que es intolerable, la quinta parte vive en la indigencia o pobreza extrema. Por lo tanto, sostenemos que todo gobierno debe tener como objetivo principal la reducción de la pobreza y la eliminación de la indigencia. La tarea de eliminar la pobreza extrema, pues, constituye un imperativo ético y un objetivo al que debe comprometerse la sociedad en su conjunto. Tal imperativo ético debe entenderse como aquel de asistir a nuestros compatriotas completamente desvalidos, pero manteniendo el principio de que lo que busca el Estado en última instancia es la constante búsqueda de la igualdad de oportunidades para todo ciudadano.

Si bien la pobreza ha sido una característica dominante durante siglos en todas las sociedades, hoy existen muchos países que han logrado un alto nivel de vida para la gran mayoría de sus ciudadanos. Y es en este aspecto que el Perú ha fracasado dramáticamente, en particular a lo largo del siglo XX. Hoy, países que a mediados del siglo pasado se encontraban en igual o inferior situación económica que el nuestro, han logrado un progreso material mayor al peruano e incluso han podido convertirse en países desarrollados. Son notables los ejemplos de los países más atrasados de Europa como España o Portugal. Más saltante aún es el ejemplo de varios países del sudeste asiático, que en la década de 1950 tenían un ingreso por habitante inferior al peruano y que ahora han alcanzado niveles de ingresos similares a los de los países desarrollados.

Son muchas las explicaciones de nuestro atraso pero particularmente deben subrayarse  aquellas que derivan de la poca importancia que muchas organizaciones políticas dieron a nuestra  multiplicidad cultural y complejidad geográfica. Asimismo, el auge de las ideologías totalitarias prevalecientes  durante el siglo veinte obstaculizaron los esfuerzos de elevación del nivel de vida de la población peruana.

El atraso que hoy sufrimos puede atribuirse a nuestra incapacidad para organizarnos como nación, fijarnos objetivos claros y procurarlos consistentemente a través del tiempo. Durante gran parte del siglo pasado, el Perú fue objeto de experimentación, ya sea por parte de gobiernos que adhirieron a modelos de desarrollo probadamente errados o, peor aún, por parte de dictaduras que prometieron justicia y bienestar y sólo lograron limitar la libertad de los ciudadanos y provocar atraso.

Son múltiples los objetivos intermedios que sirven al fin último de lograr un desarrollo económico acelerado, con equidad e igualdad de oportunidades para todos:

En primer lugar está la paz y la seguridad, ya que en un ambiente de conflicto externo o de permanente inseguridad interna el progreso es imposible.

La estabilidad monetaria con el consecuente control de la inflación. El Perú ha vivido en carne propia la experiencia de la hiperinflación y sus efectos empobrecedores particularmente entre los segmentos menos favorecidos de la sociedad.

La salud y la educación constituyen los dos pilares fundamentales en la construcción del capital humano de una nación. No es posible el desarrollo si el estado no garantiza niveles suficientes de atención de salud. La prioridad debe ser puesta en la lucha contra la desnutrición en la edad temprana y la mortalidad materna, el acceso universal a la vacunación y el desarrollo de facilidades de acceso al agua potable y el saneamiento, pues la precariedad o insuficiencia en esos terrenos es la principal causa de enfermedad y muerte.

De otro lado la mejora en la calidad de la educación es tarea impostergable, y en esta tarea el centro de la atención del Estado debe concentrarse a nivel escolar, incorporando la informática y la educación a distancia como métodos para contrarrestar el bajo nivel académico de buena parte del magisterio.

El desarrollo de infraestructura física, que debe ser impulsado por el Estado como medio imprescindible para elevar la productividad y lograr niveles internacionales de competitividad. Es este desarrollo el que, conjuntamente con las mejoras en educación y salud, han sido determinantes en todos aquellos países que han logrado crecer a tasas aceleradas. Aquí la palabra clave es productividad y su constante mejora. Es decir, el país debe buscar permanentemente una caída en los costos requeridos para producir bienes y servicios.

Si bien el aumento de la productividad es clave en el progreso también lo es la acumulación de capital que sólo se logra promoviendo tasas altas de inversión. El Perú, siguiendo el camino trazado por otros países exitosos, debe mantener o aun elevar su actualmente importante tasa de inversión, que se encuentra en el equivalente superior a  la cuarta parte de su Producto Bruto Interno. Este objetivo se puede superar disminuyendo el nivel de informalidad, ya que los sectores informales tienden por lo general a tener niveles exiguos de inversión.

La integración al mundo, debe constituirse en un elemento fundamental para obtener beneficios en una economía global. La experiencia económica demuestra que no existe país alguno que se haya desarrollado en un ambiente de autarquía, es decir compitiendo consigo mismo. Esto es particularmente cierto en el caso de países que, como el Perú, poseen una economía de tamaño relativo pequeño. Si bien la manera óptima de integración es a través de esquemas de liberalización multilateral, es también cierto que la lentitud de tales procesos dentro de la Organización Mundial de Comercio impone a economías pequeñas la búsqueda de tratados de libre comercio como se ha venido haciendo en los últimos años. Pero la firma de tales tratados debe ser acompañada por políticas públicas que coadyuven a su plena utilización en función del beneficio nacional.

La innovación tecnológica es el medio por el cual se puede también aumentar la productividad aumentando la cantidad de conocimiento que incorpora la producción. Hoy el Perú despliega sólo una cantidad exigua de recursos para este fin en comparación con otros países de la región.  El aumento de los recursos públicos y privados dedicados a la Investigación y Desarrollo debe ser fomentado por el Estado, buscando así a la adquisición de tecnología que incorpore el creciente aumento en la importación de maquinarias y equipos, producto, además, de un mayor nivel de apertura al mundo.

La promoción de la competencia debe ser una tarea permanente del Estado en una sociedad que busca beneficiarse del desarrollo de los mercados. El Estado debe fortalecer las instituciones que protegen a los consumidores y velar porque no se instauren empresas con la facultad de hacer un uso abusivo de una posición de dominio en el mercado. De otro lado, el Estado debe fomentar la adopción de buenas prácticas de gobierno corporativo a nivel de un número siempre creciente de empresas.

El respeto a la propiedad y los contratos son los elementos fundamentales para el fortalecimiento y desarrollo de los mercados y la generación de riqueza. El Estado debe activamente promover el cumplimiento fiel y expeditivo de los contratos y proveer un ambiente legal que garantice una relación equilibrada entre las partes contratantes. De particular importancia en el Perú es el fortalecimiento del cumplimiento de contratos en el sector financiero para poder alcanzar niveles más altos de intermediación financiera. En este sentido resulta imprescindible resolver los graves problemas que enfrenta el Poder Judicial al tiempo que se crean instancias paralelas para la dirimir  los conflictos civiles

El imperio de la ley y la lucha contra la corrupción son elementos que diferencian claramente a los países que han progresado rápidamente de aquellos que han permanecido en el atraso.

El logro de cualquiera de éstos objetivos es necesario, pero insuficiente. Sólo conquistándolos todos se logra el progreso.

Proponemos alcanzarlos perfeccionando nuestra incipiente democracia y reorganizando el Estado para ponerlo al servicio de la gente. Esto demanda eliminar los frenos institucionales que impiden que la población peruana conquiste su plena ciudadanía, pues la democracia es el gobierno del pueblo, no el de los políticos.

A continuación el Plan de Gobierno completo: 

 

Fuente: INFOgob.com.pe y Adelante.org.pe


Comentarios (0)Publica tu comentario

Dejanos tu comentario

busy
Actualizado ( Miércoles, 23 de Marzo de 2011 10:05 )  

  

Síguenos en: Síguenos en FACEBOOK Síguenos en TWITTER