Perú,
Domingo, 22 de Octubre de 2017

Peru DeGanadores

Texto
  • Aumentar tamano de letra
  • Tamano de letra original
  • Disminuir tamano de letra

Por un Perú Positivo, Optimista y Triunfador

PERÚ Un País para Sentirnos Orgullosos, un Perú de Ganadores

E-mail Imprimir

PERÚ Un País para Sentirnos Orgullosos, un Perú de Ganadores

Buscábamos un artículo que mostrara claramente el porqué debemos sentirnos orgullosos de nuestro Perú y encontramos éste texto de Antonio Brack, actual Ministro del Ambiente del Perú, escrito hace algunos años atrás.

Creemos que sólo le faltó hablar del Boom de nuestra Gastronomía, sin embargo es comprensible, ya que cuando fue escrito ésta todavía no había depegado y se había posicionado en el sitial que tiene actualmente.

Los dejamos con el artículo completo, esperamos lo disfruten.

El Perú es uno de los países más valiosos del planeta por su altísima diversidad de paisajes, recursos vivos o biodiversidad, sus riquezas minerales y la contribución valiosa de sus gentes al bienestar del mundo. Sin él, éste sería pobre y famélico.

  

EL PERÚ COMO ESTADÍSTICA

El Perú, nuestra patria, tiene una superficie de 1 285 216 km . Ello equivale a 128 521 600 hectáreas, es decir, 62 veces el tamaño de Israel o 25 veces el de Costa Rica. Posee, además, 200 millas marítimas de mar territorial, lo que equivale a unos 805 000 km.

Su población llega a unos 26 millones de habitantes (1). El idioma oficial es el castellano, pero también se hablan otras 45 lenguas nativas. La expectativa de vida de los peruanos es de 67,4 años. La mortalidad infantil es de 52 por mil. El analfabetismo es del 11,70%. (1)

Los primeros hombres llegaron al Perú hace unos 20000 años, y trajeron consigo el perro y el conocimiento del fuego. Evolucionaron en muchos grupos y culturas diversas, y llegaron a establecer algunas de las más importantes civilizaciones de la antigüedad.

 

DIVERSIDAD DE PAISAJES Y ECOSISTEMAS

• El Perú posee una muy alta diversidad ecológica de climas, pisos ecológicos y zonas de producción, y ecosistemas productivos.

• Es el segundo país en América Latina (después de Brasil) y el cuarto en el mundo en bosques tropicales, y posee el 13% de la cuenca amazónica. En superficie total de bosques es el octavo en el planeta.

• En su territorio se han identificado once ecorregiones, que comprenden el mar frío, el mar tropical, el desierto costero, el bosque seco ecuatorial, el bosque tropical del Pacífico, la serranía esteparia, la puna, el páramo, los bosques de lluvias de altura (selva alta), el bosque tropical amazónico (selva baja) y la sabana de palmeras.

• De las 117 zonas de vida reconocidas en el mundo, 84 se encuentran en el Perú. De los 32 tipos de clima de la Tierra, en el Perú se encuentran 28.

• Su geografía alberga ecosistemas reconocidos mundialmente por su altísima diversidad de especies, como el mar frío de la Corriente Peruana, los bosques secos en la costa norte, la puna, la selva alta y los bosques tropicales amazónicos, donde la diversidad de especies llega a su máxima expresión.

• La alta diversidad de ecosistemas ha permitido el desarrollo de numerosos grupos humanos con culturas propias y destacables logros tecnológicos, culinarios y culturales.

• Posee la cordillera nevada más grande de los trópicos: la Cordillera Blanca.

 

ALTA DIVERSIDAD CULTURAL Y HUMANA

El Perú cuenta con 14 familias lingüísticas y al menos 44 grupos étnicos distintos. De ellos, 42 se encuentran en la Amazonia.

Estos grupos aborígenes poseen conocimientos importantes respecto a los usos y propiedades de numerosas plantas y animales (4 400 plantas de usos conocidos y miles de variedades) y sus técnicas de manejo.

En una hectárea de cultivo tradicional de papas en el Altiplano del Titicaca es posible encontrar hasta tres especies y diez variedades de este tubérculo. Esto supera todas las especies y variedades que se cultivan en América del Norte.

Estas culturas aborígenes son centros importantes de conocimientos tradicionales y forman parte del acervo de la ciencia y la tecnología del país y el mundo.

 

BIOMAS Y ECORREGIONES ÚNICOS

El territorio peruano alberga ecosistemas únicos en todo el mundo, en forma exclusiva o compartidos con los países vecinos, pero en los que posee en muchos casos una participación importante. Estos ecosistemas únicos albergan comunidades de extrema importancia por la presencia de especies raras o endémicas.

Los principales biomas y ecorregiones de carácter único en todo el planeta son el mar frío de la Corriente Peruana o de Humboldt, el bosque seco ecuatorial, el desierto del Pacífico y las lomas costeras, las vertientes occidentales andinas, la puna y los altos Andes, los bosques de neblina y los bosques tropicales amazónicos.

Estos biomas son de importancia global por su carácter único, la alta biodiversidad que contienen y las especies únicas y en peligro de extinción que albergan.

 

POSIBILIDAD DE CONTRIBUIR A MITIGAR EL EFECTO INVERNADERO

Una de las grandes preocupaciones globales actuales es el efecto invernadero o calen-tamiento de la atmósfera por la acumulación de gases emitidos por las actividades industriales, los combustibles fósiles, la quema de la cobertura vegetal del planeta y ciertas actividades agropecuarias. Uno de los gases más importantes de efecto invernadero es el dióxido de carbono (C02). En todo el mundo, están consideradas como urgentes las acciones orientadas a reducir las emisiones, así como su recaptura y posterior fijación en la biomasa. Al mismo tiempo, es de interés global controlar la quema de los bosques para no emitir el carbono cautivo mantenido en ellos. En este sentido, el Perú puede ofertar y negociar algunas acciones concretas.

Se calcula que los bosques del Perú mantienen cautivas al menos 15 000 millones de toneladas de carbono y que nuestro país presenta oportunidades para la recaptura de C02 a través de la reforestación de amplias áreas (hasta 10 millones de hectáreas). Agresivos programas de reforestación con financiamiento internacional producirían importantes beneficios globales y nacionales.

Esto permite a nuestro país negociar el financiamiento de programas de conservación de grandes áreas de bosques, principalmente amazónicos, para conservar cautivo el carbono fijado. Con este fin se llevan a cabo acciones alternativas de desarrollo que no impliquen la tala y quema de más bosques.


CONSERVANDO NUESTRO PATRIMONIO NATURAL Y CULTURAL

Desde 1961, cuando se establece el primer parque nacional, el Perú ha realizado un tremendo esfuerzo para conservar áreas naturales con alta diversidad biológica.

En la actualidad, el Perú tiene bajo protección legal 56 áreas naturales con una superficie total de 16 377 433 hectáreas, que representan el 12,74% del territorio nacional. La superficie protegida del Perú es tres veces la superficie de Costa Rica.

Para financiar el Sistema de Áreas Protegidas cuenta con el PROFONANPE, un fondo especializado que ha logrado captar más de 35 millones de dólares de la cooperación internacional.

Tres áreas del territorio nacional han sido declaradas por la UNESCO Patrimonio Natural de la Humanidad, bajo la denominación de Reservas de la Biosfera: Noroeste (Piura y Tumbes), Huascarán (Áncash) y Manu (Cusco y Madre de Dios).

El país también ha realizado un gran esfuerzo en dotar de territorios titulados a los grupos aborígenes, que tienen en propiedad comunal 7'400,000 hectáreas de tierras en la región amazónica. Estas tierras, por mandato de la Constitución y las leyes nacionales, no pueden ser expropiadas y su propiedad tiene carácter perpetuo. Los pueblos indígenas o aborígenes gozan de derechos constitucionales especiales que garantizan su derecho a la identidad étnica y cultural y a usar su propio idioma (artículos 2o, 19° y 48°); las comunidades campesinas y nativas tienen existencia legal y son personas jurídicas; son autónomas en su organización, en el trabajo comunal y en el uso y la libre disposición de sus tierras, así como en lo económico y administrativo (artículo 89°).

 

EL PERÚ: UN GRAN POTENCIAL

Tomando en consideración los recursos naturales presentes en el territorio peruano, el país ofrece ciertas potencialidades naturales o vocaciones que nacen de la misma oferta ambiental. Por ello, podemos decir que el Perú es un paraíso de las oportunidades.

PAÍS PESQUERO

La tradición pesquera del Perú está dada por el mar que baña sus costas, los lagos y lagunas altoandinos, y los ecosistemas acuáticos amazónicos.

El mar peruano ofrece condiciones únicas en lo referente a la biodiversidad y a la importancia económica. La diversidad de especies es muy alta en los grupos de mamíferos (dos especies de lobos marinos y 33 de cetáceos), aves, peces (cerca de 800 especies) e invertebrados (crustáceos, moluscos, equinodermos, etcétera), con numerosas especies endémicas aún poco conocidas. Cerca de 60 especies son ampliamente aprovechadas para la industria y la alimentación humana, y miles de familias dependen del aprovechamiento de los recursos marinos. El mar peruano es uno de los más ricos del mundo y es considerado una de las dos cuencas pesqueras marinas menos alteradas.

Cerca de 12 000 lagos y lagunas altoandinos albergan una diversidad de especies muy alta y con numerosos endemismos de aves, anfibios, peces y otros grupos. Por sus condiciones especiales, varios de estos lagos ofrecen un excelente potencial para el desarrollo de la acuicultura de peces y anfibios, como las ranas de Junín (Batra-chophrynus spp.) y la rana gigante del Titicaca (Telmatobius culeus).

Los ecosistemas acuáticos (ríos y lagos) de la selva baja albergan una muy alta diversidad de especies de mamíferos (manatíes, nutrias, ronsocos), aves, reptiles (tortugas, ofidios, caimanes), anfibios, peces (unas 800 especies) y de invertebrados (lameli-branquios, crustáceos). Su importancia económica actual para la alimentación de las poblaciones humanas de la región es muy grande por el consumo masivo de productos hidrobiológicos (unas 80 000 toneladas anuales) y el potencial para la acuicultura es también muy promisorio.

 

PAÍS FORESTAL

La vocación forestal del país está dada por la gran superficie de bosques tropicales amazónicos y las tierras aptas a reforestarse.

En la Amazonia existen aproximadamente de 26 millones de hectáreas de bosques aptas para el manejo forestal permanente, que se conocen como Bosques de Producción Permanente (BPP). LOS BPP poseen un volumen de madera equivalente a 520 millones de metros cúbicos y un valor 50 000 millones de dólares, lo equivale al doble de nuestra deuda externa. Si se extrae la madera de sólo 650 000 hectáreas anuales, en turnos de 40 años, estos bosques pueden producir por año 13 millones de metros cúbicos de madera por un valor bruto de 2 600 millones de dólares anuales (sin considerar el valor agregado). Con él, se podría llegar a exportar productos forestales hasta por 5 000 millones de dólares anuales.

En los Andes existen unos 7,5 millones de hectáreas de tierras aptas para reforestación, de las cuales unos 2,5 millones de hectáreas permiten reforestación productiva. La reforestación en la sierra es una actividad necesaria por razones ambientales (protección de suelos y recuperación de cuencas), sociales (empleo y generación de leña) y económicas (generación de nuevas actividades productivas a partir de productos forestales). Si el Perú reforestara unas cien mil hectáreas anuales, podría generar 20 000 puestos de trabajo permanentes sólo en las zonas de mayor pobreza de los Andes.



PAÍS GANADERO

En la puna existen unos 18 millones de hectáreas de pastos naturales altoandinos o pajonales, lo que constituye casi el 50% de la superficie de la región. En este ecosistema se ha desarrollado desde épocas antiguas la ganadería de camélidos, sobre todo de la alpaca y la llama, y se ha manejado las poblaciones silvestres de vicuña, formas y especies adaptadas a las condiciones ambientales de este duro entorno.

La gran superficie de pastos naturales altoandinos y los camélidos sudamericanos, de los que el país posee cerca del 80% de la población mundial, ofrecen claras ventajas comparativas desde el punto de vista ecológico (adaptación, forma de pastoreo) y económico, por el alto valor de su fibra. Estas ventajas deben ser seriamente analizadas desde una visión de desarrollo sostenible y la consideración de las ventajas económicas respecto a especies introducidas como los ovinos, de los que apenas poseemos sólo el 1% de la población mundial. La fibra de la vicuña tiene un valor en el mercado nacional de 385 dólares por kilo. En el mercado mundial la cifra alcanza el valor de 850 dólares por kilo. Es la fibra más cara del mundo.

Una comunidad andina con una población de mil vicuñas puede producir al año 60 kilos de fibra por un valor de 23 000 dólares, mientras que con mil ovinos apenas llega a producir mil dólares anuales.

 

PAÍS PARA LA PRODUCCIÓN ORGÁNICA Y NATURAL

En el mercado mundial existen claras tendencias hacia lo orgánico y durante los últimos años esta demanda en los mercados tiene un crecimiento entre el 15% y 20% por año. La presión mundial ha crecido en tal forma, que en diciembre del 2000 decenas de países reunidos en Johannesburgo (Sudáfrica) llegaron a un acuerdo mundial sobre la necesidad de prohibir la producción y el uso de una serie de contaminadores orgánicos persistentes (COPSS) y aprobaron la Convención de Estocolmo sobre Contaminadores Orgánicos Persistentes. Esta instancia se orienta a eliminar la producción o permitir el uso muy restringido de varios productos.

El año 2000 el comercio mundial de alimentos orgánicos llegó a 20 mil millones de dólares, concentrados en Europa, Estados Unidos y Japón (98%). Estados Unidos es el principal consumidor (40,6%), seguido de Alemania (12,7%) y Japón (12,7%). Europa ya participa con el 45,4%. Según las tendencias de la demanda de productos orgánicos, se calcula que para el año 2010 el comercio de los mismos ascenderá a unos cien mil millones de dólares anuales.

Esto ofrece una oportunidad muy importante para el Perú, que podría ingresar a esta línea comercial en forma competitiva y exportar productos agropecuarios en forma creciente.

Los mayores potenciales del Perú para la producción orgánica o bioproducción, en el sentido más amplio, están basados en los productos pesqueros, agrícolas, ganaderos y forestales.

En la pesca, por ejemplo, el Perú tiene la gran posibilidad de ofertar a los mercados mundiales productos naturales y orgánicos en forma de alimentos provenientes del mar. Es posible certificar áreas importantes de nuestro mar, libre de contaminación, y ofrecer carne de pescado congelada, procesada en conservas y otras formas como producto natural y orgánico. De esta forma, el Perú puede hacer un excelente negocio y, posiblemente pescando menos, puede ganar más dinero.

El Perú, sin lugar a dudas, ofrece un excelente potencial para la acuicultura en los ecosistemas marino-costeros, en la costa, en la sierra y la Amazonia. La zona marino-costera ofrece condiciones para el desarrollo de la actividad acuícola, tanto de aguas frías como de aguas tropicales en el norte. En la costa es de destacar la presencia del camarón de río peruano, una especie muy apreciada en la cocina peruana y la disponibilidad de embalses artificiales como Poechos, San Lorenzo, Tinajones y Gallito Ciego. En la sierra existen aproximadamente 12 000 lagos y lagunas, muchos de ellos aptos para la acuicultura, y especies nativas interesantes, como el suche y las ranas andinas, como también especies introducidas como las truchas y el pejerrey.

Los ecosistemas acuáticos de la Amazonia baja albergan una muy alta diversidad de especies de reptiles (tortugas, caimanes), peces (unas 800 especies) y de invertebrados (crustáceos, moluscos) varios de ellos aptos para la actividad piscícola.

Los productos orgánicos agrícolas pueden contribuir a aumentar las exportaciones del sector de 600 millones a por lo menos 2 000 millones de dólares anuales. Existen experiencias prometedoras con plátano, algodón, café, espárragos y mangos orgánicos para los mercados mundiales. En el sector pecuario se puede certificar áreas de pastos andinos para producción de lanas, fibras y carnes. La mayor parte de los pastos andinos son naturales y no están contaminados.

 

PARAÍSO DEL ECOTURISMO

La alta diversidad de paisajes, ecosistemas, especies, recursos genéticos, culturas humanas, restos arqueológicos y diversidad culinaria constituyen un alto potencial para el ecoturismo y el turismo científico.

En ese sentido, el país ofrece oportunidades únicas para el desarrollo de circuitos turísticos novedosos a partir de la diversidad de paisajes y su biodiversidad, y para admirar ecosistemas únicos del mar frío (islas y aves guaneras), del mar tropical (manglares), del desierto y las lomas costeras, del bosque seco ecuatorial, de las vertientes andinas, de la puna, del páramo, de la selva alta, de la selva baja y de la sabana de palmeras.

Los peruanos debemos estar orgullosos de nuestro país, un territorio privilegiado por la naturaleza, megadiverso, pluricultural, con diez mil años de historia. Un país orgánico y natural, el país de aves, de las orquídeas, las mariposas; el origen de la papa y del pisco; un país pesquero, ecoturístico y forestal.

 

(1) Datos al año 2003.


Autor: Antonio Brack Egg
Asesor del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo-PNUD. Lima, 2003.

 


Comentarios (0)Publica tu comentario

Dejanos tu comentario

busy
Actualizado ( Miércoles, 25 de Agosto de 2010 14:46 )  

  

Síguenos en: Síguenos en FACEBOOK Síguenos en TWITTER